¿Nos sonrojan nuestras habilidades?

si no te conoces, si no sabes tus fortalezas, no puedes ofrecerlas, y si no las ofreces, no puedes estar dando tu máximo.